Colección Vida cristiana (2 vols.)

Editorial Peregrino, 1998–1999
Format:

Reseña

Debido al ritmo de vida en la sociedad actual, es fácil perder de vista las bases doctrinales de la vida cristiana y no mantener un rumbo firme hacia la imitación de Cristo. En esta colección encontrarás dos títulos escritos por Sinclair Ferguson, teólogo escocés de renombre internacional, que te ayudarán a vislumbrar de forma práctica cómo recorrer este camino.

Los nuevos cristianos se beneficiarán enormemente de la lectura de estos libros, y las ovejas mayores del Señor, que quizá se hayan vuelto duras y fibrosas, se verán edificadas y posiblemente también enternecidas.

Detalles del producto

Títulos individuales

La vida cristiana: Una introducción doctrinal

Páginas de muestra: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

"La doctrina cristiana es importante para la vida cristiana." Éste es "uno de los más importantes puntos de crecimiento de la vida cristiana", escribe Sinclair B. Ferguson. Desde este punto de partida, La vida cristiana expone temas bíblicos tales como la gracia, la fe, el arrepentimiento, el nuevo nacimiento y la certeza con claridad y un entusiasmo contagioso. "Las doctrinas cristianas modelan la vida", explica el autor, porque "nos muestran el Dios a quien adoramos. "Ampliamente utilizado y apreciado desde su publicación, el libro La vida cristiana no sólo expone la enseñanza de la Escritura, sino que bosqueja su significado para la vida cristiana práctica. Es, como J.I. Packer escribe en el prólogo, una teología "práctica, que aplica la enseñanza bíblica con perspicacia y sabiduría a la condición de personas comunes.

La imitación de Cristo

Páginas de muestra: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

Escrita a la congregación que Pablo quizá tenía en mayor estima, la Carta a los Filipenses está llena de Cristo y rebosa de un sentimiento contagioso de gran gozo. Y no es de extrañar. Pues entre los miembros de esta congregación había cristianos tan diversos como Lidia, la mujer de negocios cuyo corazón el Señor había abierto suavemente, y el carcelero local. La iglesia en Filipos era "gozo y corona" de Pablo. Pero ahora, en su ausencia, habían surgido problemas entre estos nuevos cristianos, lo cual amenazaba su compañerismo y testimonio.